INCADE Instituto de Dermatología, Cirugía Estética y Láser Médico

BLOG INCADE nace con el propósito de informar acerca de tratamientos de Dermatología, Cirugía Estética, Plástica y Reparadora y Láser Estético y Médico y otras fuentes de luz de una forma médica, rigurosa y veraz a los pacientes y a los médicos. Expondremos periódicamente detallada información relacionada con nuestra clínica, nuevos tratamientos y toda la actualidad medico-científica con artículos de investigación del sector. Contamos con su colaboración para seguir mejorando.

www.incade.es

jueves, 29 de octubre de 2009

Blefaroplastia. Cirugía plástica de los párpados



La cirugía de los párpados, técnicamente conocida como blefaroplastia, se aplica en la extracción de la grasa y el exceso de piel y músculo de los párpados superiores e inferiores. La blefaroplastia puede corregir la caída de los párpados superiores y las bolsas de los inferiores, características que hacen que parezcamos mayores y más cansados de lo que somos y que, en algunos casos, pueden interferir en la visión. Sin embargo, la blefaroplastia no elimina las "patas de gallo" u otras arrugas ni la caída de las cejas. Esta intervención puede realizarse de manera aislada o junto a otras cirugías estéticas de la cara, como el lifting cervicofacial o el lifting frontal.

Indicaciones
Los candidatos ideales para someterse a una blefaroplastia son aquellas personas que buscan una mejoría, pero no una perfección absoluta, en su apariencia. Si usted goza de un estado general de salud bueno, tiene estabilidad psicológica, y es realista en sus expectativas, será un buen candidato. Generalmente, los pacientes tienen 35 años ó más; pero, en algunos casos, cuando existe una tendencia familiar a tener bolsas, los pacientes son más jóvenes. La blefaroplastia mejorará su apariencia y la confianza en uno mismo, pero no conseguirá que cambiemos de aspecto o que los demás nos traten de manera diferente. Antes de decidir si se va a someter a una blefaroplastia, piense qué quiere conseguir y discútalo con su cirujano plástico.
En determinados casos, puede ser necesaria una revisión oftalmológica previa a la blefaroplastia.

Pretratamiento
La buena comunicación entre usted y su cirujano plástico es esencial. En la primera consulta se evaluará la visión y la producción de lágrimas, así como su estado general de salud. Debe informar a su cirujano si toma alguna medicación, si fuma y si es alérgico a algún medicamento. También debe decir si lleva gafas o lentillas y aportar, si es posible, su último examen oftalmológico. Se discutirá la posibilidad de operar los párpados inferiores, los superiores o los cuatro, y si es preciso asociar la intervención con algún otro procedimiento. Se le explicarán las técnicas y el tipo de anestesia que se emplearán, dónde se realizará la cirugía, los riesgos que corre y el coste de la intervención.

Su cirujano plástico le proporcionará instrucciones específicas acerca de cómo debe prepararse para la intervención, dándole normas sobre los alimentos y líquidos que debe tomar, el tabaco, la toma o supresión de medicamentos y vitaminas y el lavado de la cara. Es importante dejar de fumar al menos una o dos semanas antes de que se vaya a practicar la cirugía. Un cumplimiento cuidadoso de estas indicaciones hará que la cirugía se realice en las mejores condiciones.

Anestesia
Dependiendo de si la intervención se realiza aislada o formando parte de otra operación, en general un estiramiento facial (lifting), se aplicará anestesia local o general.

Intervención
La blefaroplastia se realiza en quirófano y, por lo tanto, dentro de la clínica. Se suele utilizar anestesia local más sedación, o, menos frecuentemente, anestesia general, según lo que el cirujano considere oportuno. Si se realiza con anestesia local más sedación, el paciente se siente relajado y los párpados están insensibles al dolor; con anestesia general, el paciente permanecerá dormido todo el tiempo que dure la operación. La blefaroplastia suele durar entre una y tres horas, o más cuando se asocia a otras intervenciones. Si se va a actuar en los cuatro párpados, generalmente se empieza por los superiores. La mayoría de las veces las incisiones se colocan en las líneas naturales de los párpados superiores, y justo debajo de las pestañas en los inferiores; en algunos casos, pueden extenderse hacia las patas de gallo. A través de estas incisiones se separa la piel de la grasa y músculo subyacentes, extirpando el exceso de grasa y, en ocasiones, el exceso de piel y músculo. Las incisiones se cierran con suturas muy finas.
En otros casos, en pacientes jóvenes en los que sólo hay exceso de grasa, se puede realizar una blefaroplastia transconjuntival de los párpados inferiores; la incisión se practica en el interior del párpado inferior, no dejando cicatriz visible.

Siempre existe la posibilidad de que se presenten complicaciones, que dependen de la anestesia, del tipo de intervención y del propio paciente, que le serán explicadas en la consulta, como la infección o las reacciones anestésicas. Cuando este procedimiento es realizado por un cirujano plástico cualificado las complicaciones son infrecuentes y de poca importancia. Se pueden minimizar los riesgos siguiendo de manera cuidadosa las instrucciones de su cirujano plástico, tanto antes como después de la cirugía.

Hospitalización
Normalmente, después de la cirugía sólo es necesario permanecer en la clínica unas pocas.

Postintervención
Tras la cirugía, se le aplicará una pomada en los ojos para lubrificarlos, y, en algunos casos, un vendaje suave. Puede tener molestias sobre los párpados; si las hubiera, se alivian fácilmente con la medicación que su cirujano le prescriba. Deberá mantener la cabeza elevada durante unos días después de la cirugía, y aplicarse compresas frías para que la inflamación y los hematomas disminuyan. Se le enseñará cómo lavarse los ojos y se le indicará si debe aplicarse colirios oftálmicos para mantener los ojos hidratados. Durante las primeras semanas puede notar un lagrimeo excesivo, hipersensibilidad a la luz y cambios temporales en la agudeza visual, como visión borrosa o doble. Durante las dos primeras semanas el cirujano plástico efectuará un cuidado seguimiento de su evolución. Los puntos de sutura se retiran entre los 2 días y la semana. El edema y los hematomas disminuirán gradualmente hasta desaparecer por completo, y comenzará a ver y a sentirse mucho mejor.

La mayoría de los pacientes que se someten a una blefaroplastia comienzan a leer o a ver la televisión en 2 ó 3 días. Sin embargo, no podrá ponerse lentillas, si las lleva, hasta que hayan transcurrido dos 2 semanas, pudiendo sentir incomodidad durante un tiempo más. Por lo general, se vuelve al trabajo a la semana o a los 10 días; por entonces, podrá maquillarse para disimular los hematomas. Podría ser necesario que llevase gafas de sol durante unas semanas, así como que se aplicara filtro solar en los párpados. Deberá mantener un reposo relativo entre 3 y 5 días, y evitar realizar actividades fuertes durante 3 semanas.

Resultados
Las cicatrices pueden tener un aspecto rosado durante los primeros meses. Progresivamente, irán desapareciendo hasta convertirse en un línea clara, casi invisible. Los resultados de la blefaroplastia, un aspecto más joven y despierto, se mantienen años; en muchos casos, los resultados son permanentes.

Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal