INCADE Instituto de Dermatología, Cirugía Estética y Láser Médico

BLOG INCADE nace con el propósito de informar acerca de tratamientos de Dermatología, Cirugía Estética, Plástica y Reparadora y Láser Estético y Médico y otras fuentes de luz de una forma médica, rigurosa y veraz a los pacientes y a los médicos. Expondremos periódicamente detallada información relacionada con nuestra clínica, nuevos tratamientos y toda la actualidad medico-científica con artículos de investigación del sector. Contamos con su colaboración para seguir mejorando.

www.incade.es

lunes, 9 de noviembre de 2009

Tratamientos de laserlipólisis


Los autores presentan en este artículo su experiencia con el Láser Smartlipo MPX de Cynosure, iniciada el mes de noviembre del 2008. Hasta la fecha se han tratado con esta técnica más de 30 pacientes, en diferentes regiones 0 anatómicas. El equipo Smartlipo MPX incorpora 2 longitudes de onda (1.320 nm-1.064 nm), lo cual permite usarlas de forma conjunta o por separado, pudiendo obtener los beneficios de cada una de ellas, la de 1.320 es más lipolítica y la de 1.064 presenta una mayor afinidad por la oxyhemoglobina.

Esta técnica nos ha permitido realizar tratamientos de liposucción asistida por láser: lipólisis en pacientes que serían descartados para la práctica de liposucción convencional debido a un exceso de piel residual, especialmente en zonas braquial y crural ya que el exceso de piel residual no permitiría tener un resultado estético satisfactorio.

CASO CLÍNICO 1

Paciente de 40 años de edad que presenta a nivel glúteo una celulitis grado II de Curri (palidez cutánea y disminución de la elasticidad de la piel).

El tipo de anestesia practicada fue local, empleando la solución de Klein (1 litro de Suero Fisiológico, 1 adrenalina, 50 mg de lidocaina al 1%, 1 ampolla de bicabonato sódico al 8,4%), infiltrando 400 cc en cada glúteo.

La finalidad del tratamiento era tratar las depresiones glúteas mediante el tensado de la piel por lo que usamos sólo la longitud de onda de 1.064 nm a 20 W de potencia. La energia liberada en cada glúteo fue de 12.000 J a nivel superficial y no se realizó lipoaspiración posterior ni se rellenó ninguna zona.

El postoperatorio no precisó de analgesia ni antibioticoterapia y la formación de hematomas fue mínima.

Observamos una mejoría significativa al cabo de tres meses.


CASO CLÍNICO 2

Paciente de 68 años de edad que presenta una gran lipodistrofia braquial. En este caso se le propone a la paciente como primera opción terapeútica el lifting braquial convencional, pero la paciente no acepta la presencia de cicatriz postoperatoria.

Se le propuso la técnica de lipoaspiración asistida por láserlipólisis, valorando la posibilidad de practicarla en dos tiempos si la piel no retraía de forma esperada.

Se empleó anestesia general para poder trabajar de forma más cómoda. Empleamos una infiltración húmeda con la fórmula de Klein (250 cc en cada extremidad superior).

El protocolo de láser fue el siguiente: iniciamos la fase lipolítica usando las dos longitudes de onda que ofrece el Smart-Lipo, iniciando la cirugía en el sistema Blend 1 para trabajar en
profundidad a 24 W de potencia (12 W a 1.320 nm+12W a 1.064 nm), entregando en cada extremidad superior (brazo y antebrazo) 8.000 J.

Seguimos la cirugía usando la liposucción convencional, aspirando 850 cc en la extremidad superior derecha y 800 cc en la extremidad superior izquierda. Acabamos la cirugía realizando la fase tensora con la longitud de onda de 1.064 nm a una potencia de 20 W, entregando en cada extremidad 12.000 J.

La paciente permaneció ingresada 24 horas en la clínica. Los hematomas fueron muy discretos y el dolor apenas precisó analgesia durante 48 horas. Se recomendó llevar la cinta modeladora durante 5 semanas para ayudar a la retracción de la piel.


CASO CLÍNICO 3

Paciente de 35 años de edad que presenta una gran lipodistrofia suprapúbica y crural. Tras realizar la anestesia general infiltramos la zona a tratar con infiltración de Klein (600.cc en total).

Iniciamos la cirugía en Blend 2 a 30 W de potencia (12 W de 1.320 nm y 18 W de 1.064nm) entregando una potencia total de 15.000 J entre la zona umbilical y suprapúbica. A continuación se procedió a lipoaspiración convencional, procediéndose a lipoaspirar 400 cc de material graso.
Una vez afinado al máximo el colgajo, se procedió a dermolipectomía de la piel residual, consiguiendo que la cicatriz fuese lo más reducida posible.

Acabamos la cirugía con la fase tensora, en la que empleamos la longitud de onda de 1.064nm a 16 W especialmente a nivel de la zona suprapúbica, entregando 5.000 J.

La zona crural fue tratada de la misma forma, inicio de fase lipolítica en Blend 2 a 30 W de potencia (12 W de 1.329 y 18 W de 1.064) entregando una potencia de 6.000 J en cada zona crural. Se lipoaspiró 400 cc en la zona crural derecha y 250 en la zona crural izquierda.
Acabamos la cirugía con la fase tensora, con una longitud de onda de 1064 nm a 20 W de potencia, entregando 5.000 J en la zona crural derecha y 4.000 J en la zona crural izquierda.
Se recomendó el uso de cinta modeladora durante 4 semanas y la analgesia postoperatoria fue mínima. En la zona abdominal no se produjeron hematomas mientras que en la
zona crural fueron mínimos.


CONCLUSIONES
La posibilidad de poder contar en estos momentos con la tecnología Smartlipo MPX dentro de nuestro arsenal terapéutico nos permite tratar una serie de pacientes con un exceso de piel tras liposucción convencional evitando en lo posible las cicatrices residuales.

Por una parte el efecto lipolítico con la longitud de onda de 1.320 nm nos permitirá la extracción de la grasa de forma más suave y el efecto tensor de la longitud de onda de 1.064nm ayudará a que la piel retraiga de forma mucho más efectiva.

La lipoaspiración ayudada por Láser nos permite una recuperación postoperatoria más rápida al producirse menos cantidad de hematomas y el dolor tambien es menor en dicho procedimiento.
La cantidad de energía liberada en cada paciente fue proporcional al área tratada en cuestión, dividiendo las áreas en parcelas de 5x5 cm, aunque el principal parámetro que se tuvo en cuenta fue la temperatura de la superficie de la piel, la cual nunca fue superior a 41 ºC, evitando de esta manera posibles necrosis de la misma por un exceso de energía entregada.

La técnica puede ser realizada de forma individual o bien asociada a otras técnicas quirúrgicas lo cual ayudará a tener resultados más satisfactorios en nuestros tratamientos.

Etiquetas: , , , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal